Participamos del Fortinet XTREME 2016, http://fortinetxtremeteam.com/ MAxi Kolus nos cuenta la experiencia en primera persona …

Desde el 9 al 14 de Octubre se realizó el evento Fortinet XTREME 2016 en el Hard Rock Riviera Maya, Cancún.
Lo primero que puede venirse a mente es “¿caribe? ¡Te vas de vacaciones!”, incluso mis compañeros de trabajo me recomendaron excursiones.
La realidad distaba mucho de eso, nos encontramos con casi  10 millones de dólares en una tonelada de equipos, con los que luego íbamos a trabajar en los laboratorios. En el mismo discurso, Martín Hoz dijo con un toque de humor: “¿disfrutaron la playa ayer? Porque la van a volver a ver recién el viernes”.

También comento algo muy cierto, y que a veces no medimos quienes estamos en cyber seguridad: hoy estamos en un área crítica. Estamos en una época donde nuestro negocio y la infraestructura crítica de una nación dependen de que las redes sean seguras. Ransomware, robos de información o dinero mediante hacking, o incluso desactivar los frenos de ciertos autos con una computadora no son más un argumento de ciencia ficción. Están ocurriendo, y cerca nuestro.
Volviendo al evento: de lunes a viernes hubieron jornadas que iban desde las 10 a 12 horas, donde instalamos y configuramos muchos productos del portfolio de Fortinet: Fortigate, FortiManager, Access Points, Fortivoice y Fortianalizer entre otros.

Una mención especial para FortiSandbox. ¿Qué hace? Sabemos que los antivirus siempre están un paso atrás de los virus: un virus se distribuye, la muestra llega a un fabricante de antivirus, se crea la firma, se actualiza y recién ahí se puede detectar. Mientras tanto, corremos el riesgo de infectarnos. ¿Y si el virus fue diseñado específicamente para atacar nuestra empresa? ¡Estamos en problemas! Para evitar que amenazas aún desconocidas llegan a nuestra red, Fortisandbox combina una variedad de técnicas de detección avanzada; la que más me sorprendió es el ejecutar el archivo en un entorno simulado y controlado, monitorearlo y catalogarlo como amenaza aunque sea desconocida.

Resumiendo, fue una semana muy intensa en la que aprendí mucho y de la mejor forma: “metiendo manos” a los productos en un laboratorio, de la mano de gente que destacó por su nivel técnico y humano.

¿Volvería? ¡Sin dudarlo, a pesar que la playa la vi solo el viernes tal como vaticinó Martín!